• taller
  • taller
  • taller
  • taller
  • taller
  • taller
  • Curso de Robotica Infantil
  • antpji
  • antpji
  • ANTPJI

"Me han despedido por expulsar a dos compañeros de un grupo de WhatsApp"

Escrito por Alexis el . Publicado en Blog ANTPJI

  • La empresa argumenta que se "ve obligada a intervenir para prevenir el acoso laboral"
  • Uno de los compañeros expulsados del chat asegura que "no ha sido amenazado de ninguna manera" por ningún otro trabajador

Jaime González lo tiene claro: "Me han despedido por expulsar a dos compañeros de un grupo de WhatsApp de carácter privado".

Fue en el pasado mes de agosto cuando Madrileña Red de Gas despidió a González. Entendía la empresa en la carta de despido que "si de las relaciones personales de amistad o enemistad entre sus trabajadores o trabajadoras se derivan actos de desprecio, desconsideración, humillación o maltrato físico o psicológico contra alguno de ellos, la empresa viene obligada a intervenir para prevenir y en su caso corregir episodios de acoso laboral".

 

En la misma carta de despido se consigna que "se ha acreditado cómo ha expulsado usted del citado grupo" de WhatsApp a otro trabajador. Igualmente, la carta incluye como cargo haber "expulsado del grupo de WhatsApp a otro trabajador tras reconocer que lo hizo porque 'tienen maneras distintas de pensar'".

Este miércoles día 15 tendrá lugar la vista en los juzgados de lo social de Madrid, después de que el despedido denunciara a la empresa por considerar injustificado su cese. González solicita reincorporarse a su trabajo.

El hombre despedido afirma que la destitución se llevó a cabo después de que Madrileña Red de Gas realizara una investigación interna para identificar al autor de una pintada que rezaba "esquirol" en la taquilla de uno de los trabajadores.

En la investigación de la empresa, ejecutada por una Comisión del Código Ético, se realizaron una serie de entrevistas a distintos empleados en las se puso en conocimiento de la empresa la existencia de un chat privado integrado por algunos trabajadores. En la entrevista, González confirmó haber expulsado a dos compañeros del chat argumentaba dicha expulsión porque "tienen maneras distintas de pensar".

Uno de los expulsados del grupo de WhatsApp fue objeto, en fechas posteriores, de la pintada "esquirol" en su taquilla, mientras que el otro reconoció, en un documento dirigido a la dirección de recursos humanos, que no había "sido amenazado de ninguna manera ni por Jaime ni por ningún otro compañero del trabajo ni del grupo de WhatsApp".

Aunque Madrileña Red de Gas reconoce que la autoría de la pintada "está pendiente de determinar", relaciona este suceso con un "plan preconcebido para acosar, humillar o coaccionar al trabajador por haber realizado horas extraordinarias de forma voluntaria". Asimismo, admite que el trabajador cesado no se encontraba prestando servicios en el momento en el que tuvo lugar la pintada.

A pesar de que González se negó a enseñar los mensajes intercambiados en el grupo, la Comisión asegura que le consta que el despedido envió "en dicho grupo fotografías relativas a gatos muertos o maltratados", siendo conocedor de que el compañero supuestamente acosado "es amante de los animales, en concreto de los gatos".

Jaime González explica que trabajó durante siete años como operario de urgencias para la empresa hasta que el pasado mes de agosto recibió por burofax la carta de despedido. Se da la circunstancia de que el grupo de WhatsApp que ha provocado sus desdichas fue creado por sus compañeros para organizar su despedida de soltero; después, el propio González terminó siendo el administrador del grupo, del que formaba parte una veintena de compañeros y ex compañeros ya jubilados.

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con Madrileña Red de Gas pero no ha recibido respuesta hasta la fecha.

Fuente: http://www.elmundo.es/madrid/2017/02/14/58a1a213e2704e850c8b460f.html

Compartir

Acuerdos de Colaboración Estrategica

antpjiantpjiantpjiantpjiantpji   ANTPJI onretrieval 

Centro Oficial de Certificaciones Linux

 

 

Prácticas en empresas colaboradoras